«Los cinco músicos»

Los cinco músicos- Obra de Torres Aguero

Leopoldo Torres Agüero
Argentina, 1925-1995

Los cinco músicos, 1953
Óleo sobre tabla
125 x 105 cm

Colección Ralli

Leopoldo Torres Agüero

Nació en Argentina 1924 y murió en París en el año 1995. Hasta los 17 años vivió en la provincia de La Rioja (Argentina) y después se trasladó a Buenos Aires.

La obra

Podemos diferenciar claramente tres etapas dentro de su producción artística: una primera etapa figurativa, una segunda de abstracción lírica y la tercera y última conocida como geometría sensible.

Interesado por la obra monumental, en sus inicios realizó trabajos en edificios bancarios, teatrales e incluso en una iglesia. En continua experimentación de los materiales trabajó el mármol, el acero inoxidable, la tela y el yute.

Línea, síntesis y azar

Junto con los materiales, la línea fue su principal objeto de experimentación que vemos presente en todas sus etapas. Con diferencias entre unas y otras, Torres Agüero desarrolló una estética propia y particular con un trazo y línea identificativa, meditada y espontánea a la vez.

A mediados de los años 50 -época en la que Torres Agüero viaja a Francia- su etapa figurativa había llegado ya a un punto de sintetización elevado: las formas eran planas y geométricas, con líneas gruesas y fuertes coloridos. Esta manera de experimentar la forma le acercaba a movimientos como el cubismo, y el empleo del color al fovismo. Es a este período al que corresponde la obra “Los cinco músicos”, la cual podemos relacionar tanto en estética como en la temática con Picasso.

Entre 1959 y 1962 vivió en Japón y esta experiencia le cambiará tanto personal como artísticamente. Allí ahondará en su estudio sobre la espontaneidad de la línea, los colores, las luces y las sombras. Tras su vuelta a París continúa sintetizando todas estas ideas, desarrollando aún más las líneas verticales y horizontales que ahora se relacionan con la simbología del yin-yang; lo masculino y lo femenino; la tierra y el cielo.

De lo lírico a lo geométrico

Su obra da el paso de la abstracción lírica a la abstracción geométrica. Desarrolla teorías del op-art o arte cinético pero con un método particular y personal acorde con sus principios artísticos. Crea a partir de composiciones geométricas de tramas regulares y formas simples su particular “geometría sensible”. Muere de manera temprana en París en 1995, época en la que ejercía de embajador de la República Argentina ante la UNESCO. En su obra próxima a este período estaba experimentando con la profundidad a través de grandes composiciones con texturas en sus fondos.