«Las tres damas»

 

 

 

Luis Seoane
Argentina-España, 1910-1979


Las tres damas, 1974

Óleo sobre tela
88 x 115 cm

Colección Ralli

 

La mujer como una constante

Luis Seoane recurre a la representación femenina como una constante en su obra, ya sea para hacer referencia a la situación social en la Galicia de posguerra –a través de sus robustos cuerpos y marcadas facciones–, como alegoría de la madre-tierra –la “Mater Galleciae”–, o en obras en las que el artista se centra en la experimentación y el desarrollo plástico y formal.

A través del retrato de estas figuras Seoane nos transmite el mensaje de una sociedad (reprimida, empobrecida, de posguerra), de una cultura (la Gallega) y de un lenguaje (su lenguaje artístico contemporáneo propio).

La obra: "Las tres damas"

En esta obra el artista representa a las figuras estáticas, en actitud de espera, junto al mar. Tres mujeres robustas, de grandes manos y anchas espaldas, conversan en la orilla de la playa. Dos de ellas se sitúan de perfil mientras que la tercera parece mirar fijamente al espectador. Su disposición es también un modo de representarlas muy habitual en la obra de Seoane: son un símbolo de todas aquellas personas que esperaban -y algunas aún esperan- ver volver a sus familiares que emigraron o marcharon a la guerra.

La simplificación como lenguaje

En su lenguaje podemos ver la simplificación de las formas, combinado con el uso de una paleta cromática reducida y de colores puros. Compone las figuras y los espacios a base de manchas de color plano y emplea el negro en forma de líneas para delimitar algunos volúmenes. Las figuras, planas, resaltan sobre un fondo también plano azul intenso y ocre. Tres franjas de tan solo dos colores dividen el espacio en tierra, mar y cielo. Prescinde en la escena de toda anécdota o elemento decorativo; va a la esencia de la forma, el color y el mensaje.

Se trata de una obra de su etapa tardía en la que el lirismo y la armonía compositiva dominan la escena, dejando a un lado su vertiente más abstracta y expresionista.